Trabajar con Bebes

Cuando a uno le dicen eso de “tengo un bebe y quiero que seas tú el que le haga fotografías, “un calor interno se apodera de tu cuerpo y tu cabeza empieza a pensar en atrezzo, posturas, etc”.

Llegas a la casa y lo primero no es sacar el material, hay que hablar un poco para ver que es lo que quieren los papas y hasta donde están dispuestos a llegar, luego acondicionar la sala donde trabajaremos (tiene que tener una temperatura agradable para el bebe por que, recordar le haremos fotografías desnudo).

Una vez conseguido un ambiente agradable y todos mas relajados, sacamos los bártulos (toallas, cestas de mimbre, cojines, maletas, material fotográfico, etc.) y empezamos a trabajar.

Después de risas, cacas, pises y algún que otro lloro todo se convierte en algo mágico saliendo un trabajo del que todavía me queda mucho que aprender pero del cual me siento muy satisfecho y contento.

Juan, el Papá de Samuel (nuestro protagonista) enseguida colabora posando y colocando al bebe para las primeras fotografías.

Esta parte que titulo “Manos” me encanta, es cuando empezamos a colocar al bebé para nuestras fotos.

Al incorporar al resto de familia, creo que el trabajo transmite una ternura especial. Como dije al principio, yo estoy encantado.

Quiero agradecer a Alina y Juan por confiar en mi compañera Eli y en mí para hacer esta sesión, a su hijo Rafa que aguanto nuestras bromas para lograr que sonriera y como no a nuestro protagonista Samuel por si paciencia.

Feluz día.

Anuncios